Discotecas en Cancún


Cancún tiene algunas de las noches más movidas de Latinoamérica, eso lo saben muy bien los que se han alocado en sus agitadas discotecas; de hecho los famosos “springbreakers” han tomado nota de ello desde hace rato y por eso no se pierden la oportunidad de festejar con total irreverencia; así que si no estás en plan de fiesta tipo Proyecto X mejor te quedas en el hotel tomando una aromática porque algunas de sus fiestas son muy, muy locas.

Y es que no vivirás una rumba cualquiera, es una rumba muy visual donde los shows, las acrobacias y las coreografías son infaltables en los más respetados centros de diversión nocturna de Cancún. Imagínalo como una especie de Broadway desatado, con muchos arneses, poleas y lentejuelas: fiesta totalmente dedicada a dotar la noche de glamour, brillo y fantasía. Coco Bongo: en cada portal que revises, o en cualquier publicación respetable, si se habla de rumba caribeña, Coco Bongo debe puntear la lista. Su rumba es tan reclamada y aclamada, que incluso se han dado el lujo de abrir una sucursal cerca de las fabulosas playas de Punta Cana. ¿Sus shows? Impresionantes puestas en escena que imitan lo mejor de Queen, Michael Jackson, Madonna, o que simplemente recrean acrobacias y bailes con temas culturales de consumo masivo como Spiderman y Star Wars, en otras palabras, sus presentaciones están a la altura de los mejores números de Las Vegas.

Y como durante toda la noche te espera una increíble variedad de números artísticos no hay que correr prisas entre tragos y tragos porque hay mucho por ver y vivir. Eso sí, debemos mencionar que dada su reputación también te aguardan largas colas de ingreso: Coco Bongo se llena en un parpadeo por lo que hay que llegar temprano y con buen presupuesto en la cartera. En la medida de lo posible realiza reserva online (Boulevard Kukulcán Km 9.5). La Vaquita Cancún: un lugar bien bacano, sencillo y original para mover el bote, es la Vaquita Cancún. Si vas por el boulevard Kukulcán no tienes cómo perderte, puesto que una graciosa vaca fiestera preside la entrada de este agitado centro nocturno. La Vaquita Cancún viene en empaque pequeño, con amplia vista a la avenida y con un repertorio musical que es más que todo afrocaribe (dance hall, reggae, regaetón, hp hop, etc.).

La entrada, que incluye barra libre, cuesta USD 35, lo que lo convierte en una discoteca para casi todo presupuesto; el abundante licor se sirve en presentación de 1.000 ml, así que mucha calma… es una cruda que promete. La Vaquita Cancún es perfecta para calentar motores antes de ir y prender una fiesta de mayores vuelos en Coco Bongo, Mandala o Palazzo.

Palazzo Cancún: si te has dado una vuelta por alguno de los más importantes antros (discotecas) de Cancún, ya podrás saber que los más impresionantes y visitados se cuidan de manejar una apariencia temática. Así, Palazzo Cancún de buenas a primeras resguarda detalles que igual podrías encontrar en un palacio.

Su rumba es respaldada por un gran despliegue de luces, humo, instalaciones modernas, shows de bailes y un variado open bar; ahora, tiene lo clásico de cualquier gran discoteca de Cancún de la Zona Hotelera: debes pagar la entrada, hacer largas filas y armarte de paciencia por los tragos; sin embargo, la atención es formidable y la energía del lugar paga cualquier inconveniente. Ser generoso con los meseros te garantiza un plus en el servicio aunque las propinas no son obligatorias. (Lo de la presión de las propinas es moneda corriente en Cancún).

Daddy O: por si buscas algún otro incontestable líder de la rumba caribeña en Cancún, así tipo Coco Bongo o The City, te tenemos a Daddy O que a pesar de su tamaño, le da la talla a cualquier pretensión. Lo mejor es que no se llena tanto y que puedes jugar Black Jack 21 o probar suerte con la ruleta en el mini casino.

Quienes han apostado por esta opción afirman que no hay que hacer largas colas y que, independientemente si ofreces propina o no, el servicio no se baja en calidad; además, su música es variada al igual que sus licores. 25 años de buenas fiestas lo acreditan como uno de los más tradicionales antros de Cancún, en consecuencia es apuesta segura. No sobra decir que en Daddy O también encontrarás esos clásicos shows cancunenses entre tandas de buena música latina.

Sweet: posee un pequeño espacio muy vibrante, y una de las barras libres más económicas de Cancún, si tenemos en cuenta que está ubicado en la Zona Hotelera. Su decorado es destacable: pisos de luces, paredes de agua… no son versos para un poema, ni es figurativo. Además, Sweet ofrece diversión garantizada traducida ésta en espectáculos y concursos: botellas, shots y playeras, algunos de los premios a ganar.

La música es por regla electrónica y esto ya nos advierte de que el público asistente es en gran medida extranjero; no obstante, siempre se podrá escuchar en el recinto algunas cumbias, salsa dura o rolas ochenteras. Sweet no se llena de inmediato pero los fines de semana, y en temporada alta, el lugar no da abasto; es por demás una buena opción para ir en grupo o para incluirlo en un rápido tour (Boulevard Kuculcán).

The City: tiene más juegos de luces que un laboratorio espacial y más gente que un centro comercial en pleno Black Friday; sobra decir que en The City vas a vivir una rumba multitudinaria, no apta para los que se estresan rodeados de mucha gente; aunque el que va a una discoteca no va buscando justamente soledad paras sentarse a leer un libro, y mucho menos en Cancún.

Cada fin de semana 5.000 personas saltan, bailan en éste, uno de los clubes nocturnos más grandes y divertidos de Cancún. Solo abre los viernes pero con ese día se bastan y se sobran para armar una fiesta simplemente de película. En The City, donde se han presentado los Black Eyed Peas, Ludacris, Dj Tiesto, entre otras grandes figuras, encontrarás un ambiente muy, muy joven que vibra a ritmo de electronic dance, house, dubstep, techno, en fin, música bastante electro. Además, cabe recordar que es una discoteca preferida por “springbreakers”, y ya sabes que esto es sinónimo de loco reventón.

La entrada cuesta entre 30 y 60 USD, el último valor te permite obtener acceso toral a la barra. Ahora, pese a ser barra libre, las propinas o los famosos tips, siempre ayudan a que el mesero te “eche una mano” en el tumulto (Boulevard Kukulcán, km 9).

Señor Frogs: “salvando al mundo del aburrimiento” desde hace buenas lunas playeras. ¿Cómo lo logra? Con sus famosas yardas, botanas, ricos cocteles, luces, espumas, concursos y karaokes; con su terraza con vista a la laguna y con un tobogán que desemboca en la misma; se dice, además, que es uno de los pocos bares de Cancún donde no te presionan por la propina.

Y aunque ya está en la sección de bares, nos hemos decidido incluirlo también en la sección de discotecas por cuanto el Señor Frogs tiene esa peculiar virtud: sirve para almorzar, para cenar, para tomarse unas copas con moderación y para luego terminar la noche con la parranda y el desparpajo a todo nivel.

Este Señor Frogs, porque también hay en Aruba y Puerto Vallarta, está ubicado en toda una esquina del boulevard Kukulcán (la lado de Daddy O); nuestros amables anfitriones —les gusta ser llamados froggies― no se dan al descanso, por tanto trabajan largo y parejo toda la semana para tener la casa a punto y brindar glow parties, fiestas de espuma y sus martes de todo el taco que puedas comer.

Mandala: de lejos, Mandala es uno de los más famosos antros de Cancún ―llegados a este punto vale la pena aclarar que la palabra antro puede sugerir un lugar de poco prestigio en algunos escenarios de Latinoamérica; pero en México es una palabra perfectamente válida para referirse a lugar donde hay farra, rumba o fiesta de la buena―, su nombre no es gratuito, la ambientación es oriental y su música lo suficientemente variada, para satisfacer todos los gustos; fuera de ello, ofrece botanas y una agradable disposición de los espacios que te harán pensar que estás como un gran teatro: el valor de los lugares y su respectivo servicio van en rangos de ubicación y servicio (silver, gold, platinum y diamond).

Asimismo, en Mandala la seguridad y el rápido servicio son primordiales. Cabe mencionar que aquí no encontrarás tanta gente como en Coco Bongo y esto ya de por sí gusta; para no aburrir a los fiesteros Mandala ofrece fiestas temáticas cada semana, la entrada ronda entre los 50 dólares. La propina es voluntaria, generalmente se ofrece entre un 10 % y 15% del valor completo del servicio; sin embargo, no debes de sentirte presionado en ofrecerla, todo queda según tu voluntad. (Boulevard Kukulcán, km 9, Zona Hotelera).

Gran Mambo Café: para los que buscan un ambiente esencialmente tropical ―cosa muy necesaria en Cancún que a veces puede exagerar un poco con la música extranjera de sus antros, en especial para complacer la gran variedad de turistas estadounidenses y europeos—, para eso está Gran Mambo Café. Una salsoteca que hace honor a su nombre; puede que se salga del guion una vez que otra, y que se ponga un poco crossover, pero por lo general es salsa, reggaetón, bachata, cumbia, mambo, merengue y son cubano los géneros que se prestan para azotar la pista de madera.

Gran Mambo Café abre de miércoles a sábado y ofrece presentaciones en vivo en el centro de Cancún; su fiesta es una rumba a bajo costo: el cover no es escandaloso, el licor maneja precios promedios y no encontrarás multitudes… y bueno, hay que volverlo a mencionar: es uno de los pocos lugares de Cancún donde puedes ensayar tus pasos de salsa; ahora, a pesar de su nombre no es para tomar café y leer el diario, es para “quemar chancla” y despacharte unos tragos fuertes de la casa. (Supermanzana 35, plaza Hong Kong, Local 31).

Cuncrawl: no es una discoteca, es un paquete fiestero; nos hemos decidido en incluirlo por cuanto es un tour por los mejores lugares de rumba acompañados de “party hosteres”, lo mismo que decir huéspedes para parrandear, los que te llevan casi que de la mano para vivir en todo detalle esta inigualable experiencia.

Cuncrawl tiene los diplomas para brindarte una rumba segura y certificada, plan muy adecuado si no deseas dar un paso en falso y prefieres experiencia local y seriedad con este tipo de tours, que no son otra cosa que un formidable “parrandón” de todo un fin de semana por los bares más aclamados de la Zona Hotelera. Mandala, Coco Bongo, Congo, Palozza, The City, etc., algunas de las discotecas que podrás visitar en el tiempo justo, mientras te ahorras una buena cantidad de dinero.

Fuera de todo, Cuncrawl te ofrece esmero en la atención y puntualidad. Además de Cuncrawl, también puedes programar un tour de estas características con Party Rockers Cancún, Cancún Vibes y After Dark Events.

Tours, Viajes y Vacaciones en Cancún Mexico Copyright © 2015. Todos los Derechos Reservados.

Cumplimos con las disposiciones de la Ley 679 del 3 de Agosto de 2001 expedida por El Congreso de la República, con la cual se dictan disposiciones para prevenir y contrarrestar la explotación, la pornografía y el turismo sexual con menores de edad